Hola! Muchas gracias por leer este artículo del Despertar de la Diosa a través de la Aromaterapia Egipcia. Mi nombre es Laura González y facilito la formación de Aromaterapia Egipcia Online en la Escuela de Evolución Consciente.

Hoy quiero compartir contigo algo que, en mi despertar, en mi evolución y en mi sanación  ha sido crucial.

Seguro que de un tiempo a esta parte has escuchado, visto o leído, artículos dirigidos a la energía femenina, desde como despertarla a como equilibrarla, incluso a como reconocer la Diosa que habita en ti, ¿verdad? (La verdad que cuando yo escuche por primera vez esa afirmación, un escalofrío de emoción invadió todos mis cuerpos).

El Despertar de la Diosa

Bien, he de decirte, que esa Diosa, que tantas veces anhelamos hallar y reconocer como mujeres, no deja de ser la fuerza vital que habita en nosostr@s.

Esa energía de vida, trae consigo rasgos o características, que determinan la expresión de esa Diosa que habita en ti. Probablemente te estés preguntando cuáles son esas características, si realmente están presentes en ti y qué papel juega en todo esto la Aromaterapia Sagrada Egipcia.

¡Quiero conocer las Esencias Sagradas Egipcias!

Pues bien, las esencias egipcias fueron y son, mis compañeras de camino, mi guía para reconocer y anclar las diferentes facetas de la energía femenina que en mi se encontraban dormidas.Despertar de la Diosa

Esas facetas, vienen representadas por la diversidad de Diosas que representan el Divino Femenino.

Probablemente en alguna ocasión ya te hayas identificado con alguna de estas energías como la de la Diosa Isis, la Diosa Hathor, incluso la Diosa Sekhmet, o quizás alguna diosa de otra cultura ¿verdad?, pues déjame aclararte que todas, absolutamente todas, forman parte de ti.

Si echamos la vista atrás en el tiempo, observaremos que todas las culturas que han sido determinantes para la evolución de la humanidad, como la griega, la hindú, y principalmente la egipcia, contaban con infinidad de Dioses y Diosas, dándonos a entender que se trataban de culturas politeístas al uso, y, querida lectora, nada más lejos de la realidad.

Centrándome en la cultura egipcia, he de decirte que se trataba de una cultura monoteísta, pues reconocía la divinidad como la unidad formada por lo femenino y lo masculino en su más absoluto equilibrio. Las diferentes deidades que conocemos de ellos, no dejan de ser Arquetipos o rasgos identificativos de esa Divinidad, con los que nos vamos identificando según el momento que estemos viviendo.

Para que me entiendas, la Diosa Isis, es la representación del amor, de la energía sexual… la diosa Sekhmet, nos conecta con la fuerza y la resurrección y el poder que nos protege… la Diosa Hathor nos muestra a la madre, la alegría, el amor… ¿Cuántas veces las has invocado acordándote de ellas?, incluso, ¿Cuántas veces has podido llegar a sentir su energía, su presencia en algún momento de tu vida?, y no sólo de las Diosas como tales, cuantas veces has querido sentirte deseada como Cleopatra, o ser reconocida en igualdad como las faraonas Nefertiti, Nefertari, Hatshepsut, etc.

Despertar de la Diosa

Cuando yo comprendí que todas esas Diosas/musas que tenía en fotografías, papiros, altares… formaban parte de mí, comencé un camino de búsqueda y manifestación con las esencias sagradas.

Tal vez te estés preguntando como un perfume, puede llegar a conectar con tus Diosas interiores y hacer que se manifiesten, hoy a través de este escrito te lo desvelo.

He de confesarte que cuando comencé a indagar en esto de “lo divino Femenino”, cree unas expectativas de identificación con la que para mi era la “Diosa por excelencia”, Isis.

A medida que llegaba a mi información acerca de las diferentes deidades y figuras femeninas de la historia, comprendí que el empoderamiento de cada una de ellas no se debía exclusivamente a su “condición” principal, como el amor, la fertilidad, la guerra…si no que cada una en individualidad, albergaba la energía de todas las demás en completitud.

Así que decidí reconocer a todas esas grandiosas damas en cada aspecto de mi vida, otorgándoles el poder de manifestación en mi vida.

Y es aquí donde las esencias egipcias realizan una labor maravillosa de reconocer todos los aspectos de “la Diosa” en ti misma:

  • Una mujer independiente, libre de creencias y patrones limitantes, que reconoce su fortaleza para cubrir todas sus necesidades esenciales de vida, así como la de los suyos. (Diosa Isis).
  • Una mujer que reconoce el maravilloso don de la fertilidad, de dar vida, no solo a un semejante, sino que es capaz de crear y dar forma a todo aquello que quiere y anhela, desde la creencia de que sólo nos limita nuestra propia mente. (Diosa Hathor).
  • Una mujer conectada con su sensualidad y con su sexualidad, que se acepta y ama profundamente y a cada instante muestra su mejor versión y su empoderamiento. (Cleopatra).
  • Una mujer con confianza y seguridad en sí misma, que reconoce y muestra todas sus virtudes y es capaz de poner límites sin sentimiento de culpa porque entiende que el mayor respeto que debe protagonizar su vida es el respeto por sí misma. (Diosa Sekhmet).
  • Una mujer capaz de reconocerse y amarse en completitud, sin juicios, sin reproches, aceptando sus fortalezas y debilidades que vive la vida desde la aceptación y la compasión. (Diosa Bastet).
  • Una mujer que dice lo que piensa, siendo fiel a su sentir, sin miedos a juicios, siendo clara y concisa en su expresión, y haciendo llegar su mensaje desde el más absoluto respeto y amor propio. (Diosa Maat)
  • Una mujer con capacidad de visión, de ver más allá de los límites que los ojos alcanzan. Siendo resolutiva, práctica, paciente, confiada, amorosa y sabiendo que no hay obstáculo que no pueda sortear. (Nefertari).
  • Una mujer con altas capacidades de escucha, de comprensión, de amor… que reconoce que todo es posible siempre que ella crea que es posible. (Diosa Mut).

¿Te sientes identificada con alguno de estos puntos?, tal vez anheles alcanzar uno sólo, o tal vez tres, o todos ellos…en cualquier caso, las esencias sagradas te facilitan el identificar qué cualidades precisas desarrollar y te muestran el camino de cómo hacerlo.

Podría decirte, que cada esencia está asociada a un rasgo de “la gran Diosa”, y que a medida que integras el mensaje de cada perfume, esa Diosa que habita en ti, va materializándose y dándose a conocer en un camino de auto descubrimiento maravilloso.

Si has llegado hasta aquí, es el momento de descubrir la Diosa que eres y muestres al mundo todo tu potencial, por tanto, date el permiso de reconocerte a través de la alquimia egipcia, y permite que sus aromas envuelvan el proceso, haciéndolo desde un disfrute y un amor como ninguna terapia es capaz de hacer.

¿Me permites que te acompañe? Te muestro como es el curso por dentro en este vídeo:

¿CÓMO ES LA FORMACIÓN EN AROMATERAPIA EGIPCIA ONLINE?